Los ingenios azucareros se unen a la Alianza por el Agua

Alliance for Water

Los ingenios azucareros y organizaciones que conforman el Azúcar de Guatemala están comprometidos con el cuidado y la conservación del medio ambiente. Es por ello por lo que, a través de la Asociación de Azucareros de Guatemala -Asazgua-, se unieron a la Alianza por el Agua en Guatemala.

El agua es un recurso esencial para la vida humana, así como para los procesos agrícolas e industriales. La Agroindustria Azucarera se ha sumado a la Alianza por el Agua con el objetivo de apoyar a construir un escenario nacional que promueva la gestión integral de los recursos hídricos.

La Alianza por el Agua es una plataforma de trabajo que busca contribuir a la seguridad hídrica, promoviendo el diálogo y la participación conjunta de diferentes actores y sectores del país, consolidando una agenda común en pro de una mejor gestión del agua.

La Alianza fue constituida en sus inicios por cinco instituciones: The Nature Conservancy (TNC), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático (ICC) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Las líneas de acción de la alianza son:

  • Buena gobernanza del recurso hídrico
  • Política pública para la gestión sostenible del agua
  • Investigación e información
  • Sensibilización y capacitación
  • Mecanismos financieros

De esta manera, podrá alcanzarse el anhelado objetivo de construir e implementar una agenda nacional en torno al agua, haciendo que ésta sea fuente de bienestar, salud, progreso y paz para cada habitante de Guatemala.

Abono verde para la sostenibilidad ambiental

Crotalaria flower

Los ingenios azucareros mantienen su compromiso con la sostenibilidad ambiental, por lo que a través del Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña de Azúcar -Cengicaña-, han implementado el programa de abono verde.

El programa de abono verde es parte del programa de suelo vivo o suelo sano que tienen algunos ingenios. Este programa es una medida ecológica de siembra de plantas que proveen al suelo de nitrógeno y con ello evitar el uso de productos comerciales.

Además, integra la rotación de cultivos, el manejo de plagas y la conservación y nutrición del suelo de manera ecológica y amigable con el medio ambiente.

Las leguminosas y la rotación de cultivos

Legumes at Ingenio La Union
Foto cortesía de: Ingenio La Unión

El cultivo de leguminosas como abono verde es una práctica frecuente en la agricultura, en el caso de la Agroindustria Azucarera de Guatemala se utiliza la crotalaria, una leguminosa que da una flor amarilla.

Cada 5 años se renueva el cultivo de caña para mantener su rendimiento, por lo que, en las áreas idóneas, se aprovecha esa renovación para descansar y nutrir el suelo con la siembra de una leguminosa que tarda entre 6 y 8 meses en el campo. Aproximadamente se han sembrado 3mil hectáreas con crotalaria

Las leguminosas incorporan al suelo materia orgánica que brinda nutrientes, principalmente nitrógeno, uno de los nutrientes más importantes para el desarrollo de las plantas, que será asimilable para los cultivos siguientes.

Conservación de suelos y manejo de plagas

Las leguminosas son el único grupo de plantas que tienen la capacidad de capturar el nitrógeno del aire e incorporarlo a su organismo. Cuando se mezclan con el suelo aportan materia orgánica que mejora la textura y estructura del suelo. Además, promueve la proliferación de microorganismos que son benéficos para los cultivos.

La rotación de cultivos también ayuda en el control de plagas porque, al cambiar la caña por leguminosas, se rompe el ciclo de vida de los insectos que se alimentan de la caña de azúcar.

Todas estas buenas prácticas son promovidas por Cengicaña con el objetivo de utilizar de manera integral elementos biológicos que sean sostenibles con el medio ambiente para el cultivo de caña de azúcar.